Fundación para la enseñanza en prisiones extranjeras

La  Fundación para la enseñanza en prisiones extranjeras (Stichting Educatie achter buitenlandse tralies- "Eabt” por sus siglas en holandés) es una organización de voluntarios fundada en el 2004 como sucesora de un proyecto conocido como “Estudios y reintegración de los holandeses tras su pena de prisión en el extranjero” que fue llevado a cabo entre el 2002 y el 2004 con la subvención del Fondo Social Europeo bajo la responsabilidad del Servicio Asistencial para la Reinserción Social de los Países Bajos (Reclassering). 

En total se encuentran unos 2600 holandeses cumpliendo penas de prisión en más de 90 países repartidos por todo el mundo. En ocasiones por un periodo de un par de semanas o meses; a menudo por muchos años, a veces decenios. Una vez cumplida su condena retornan a los Países Bajos donde deben volver a retomar su vida. La Sección para el Extranjero del Servicio Asistencial para la Reinserción Social junto con la Embajada de los Países Bajos se encarga de asistir a estas personas sobre el terreno con el fin de prepararles para su regreso a nuetra sociedad.

Los presos sufren un mayor retraso de aprendizaje que el holandés de a pie. Algunos apenas saben leer ni escribir en neerlandés y ni siquiera superan el nivel de educación de grado primario. La mayoría no se ha formado en una profesión. Por todo ello no se puede decir que cuenten con grandes posibilidades de participar en la sociedad y menos en el mercado de trabajo. 

¡Pero hay algo que se puede hacer al respecto! Empezando durante el periodo que alguien está en prisión; aunque cumpla su condena en el extranjero. La Fundación para la enseñanza en prisiones extranjeras a petición del Servicio Asistencial para la Reinserción Social de los Países Bajos ofrece a los holandeses en prisiones extranjeras que así lo deseen, y si están motivados para ello, una forma especial de educación a distancia con tutoría para reducir dicho retraso y así aumentar las posibilidades de reintegración anticipándose a su regreso a los Países Bajos.

Lo excepcional es que la Eabt colabora estrechamente con instituciones de enseñanza holandesas, con la Sección para el Extranjero del Servicio Asistencial para la Reintegración y con las Embajadas de los Países Bajos en el extranjero. Pero también que ya se cuenta con la autorización y la colaboración de las gerencias y autoridades carcelarias de todo el mundo para que se permita la entrega de material de estudio en la prisión y se haga posible la corrección de deberes. Además, la forma de asistencia en las tareas está adaptada a las circunstancias en las que se encuentra el prisionero. No sólo se corrigen los deberes sino que también se ofrecen consejos y apoyo moral para perseverar en el estudio en esas difíciles condiciones.